domingo, 29 de junio de 2014

Ejercicio: Transformar una memoria de dolor


Cuando el pasado es elaborado, despedido, agradecido y reconocido como motor de nuestro crecimiento,  se transforma en una fuerza especial para vivir nuestro presente.

No importa si se trata de una situación reciente o no, igualmente puedes realizar el ejercicio:
Visualiza la situación delante de ti. Permite que emerjan los pensamientos y las emociones. Imagina la situación como si la estuvieras viendo como un película delante de ti. De a poco le vas quitando la luz, los colores, vas apagando de a poco los sonidos… los colores se vuelven cada vez más grises… la imagen se va alejando… cada vez se aleja más… hasta que llega un momento que ya no la puedes ver ni sentir…
Ahora coloca un marco a ese cuadro, y lo colocas detrás de ti, a la distancia que tú percibas como cómoda. Y le dices:
-Gracias por lo que me enseñaste y lo que crecí gracias a ti. Me despido.
Hoy es distinto de ayer. Hoy puedo y decido que puedo.

Luego dejas detrás de ti el cuadro y te giras para poder mirar hacia adelante.
Das un paso hacia adelante y disfrutas de sentirte más liberado.

-Agradezco el pasado y lo dejo atrás, ahora elijo la VIDA... tal como se presente... 
Gracias... Por Favor... Si... me abro y recibo la Vida tal como es.... Gracias... Por Favor... Si... 




Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":


Curso virtual gratuito "Nuestra Vida Emocional":

viernes, 27 de junio de 2014

La raíz de la ira

 

Si tu puedes encontrar la raíz de tu ira, 

te sorprenderás de que la ira comienza a desaparecer.

Osho


La ira es sólo un síntoma de otra cosa... puede ser tu ego que se siente herido y se enoja...
Comienza a buscar en las raíces, ¿Por qué una determinada cosa ocurre una y otra vez?
Tu te enojas y otra vez: el examen, simplemente te mostrará que la ira viene y va.
La investigación te mostrará las raíces de la ira, de dónde viene; porqué puede ser, casi siempre es así, que la ira es sólo un síntoma de otra cosa que está oculto.
Puede ser que tu ego se siente herido y se enoja, pero el ego se mantiene escondido bajo tierra.
Es como las raíces de los árboles: tu ves el follaje, pero no ves las raíces.
Al examen podrás ver el árbol, por la investigación podrás ver las raíces.
es sólo por ver las raíces que una transformación es posible.
Trae las raíces a la luz y el árbol comienza muriendo.
Si tu puedes encontrar la raíz de tu ira, te sorprenderás de que la ira comienza a desaparecer.
OSHO

Para Reflexionar
A veces, el enojo está al servicio de la auto-afirmación que nos hace defendernos; en ese caso, es una emoción que sirve a la vida.
que es necesario des-cubrir y mirar amorosamente para poder madurar.

Estos temas los abordamos en nuestro libro "Transformando Nuestros Sentimientos", Editorial San Pablo, M.Buttera y Dr. R. Ré.
Librería virtual:


«Boga mar adentro»


Lc 5,4

Curso virtual gratuito "Nuestra Vida Emocional":